Talibanes cuelgan cadáveres de cuatro presuntos secuestradores

Las autoridades talibanes en la ciudad de Herat, Afganistán, habrían matado a cuatro presuntos secuestradores y luego colgaron sus cadáveres en público como advertencia para otros, informó un funcionario del gobierno local.

Sher Ahmad Ammar, vicegobernador de Herat, dijo que los hombres habían secuestrado a un empresario local y a su hijo con la intención de sacarlos de la ciudad, cuando fueron vistos por patrullas que habían establecido puestos de control alrededor de la localidad

El vicegobernador, citado por Reuters, detalló que en ese momento se produjo un intercambio de disparos en el que los cuatro secuestradores murieron y un soldado talibán resultó herido.

“Como resultado de unos minutos de enfrentamiento, uno de nuestros muyahidines resultó herido y los cuatro secuestradores murieron”, declaró el funcionario.

De acuerdo con su versión, los cadáveres fueron llevados por los talibanes a la plaza principal de Herat y colgados en la ciudad como una lección para otros presuntos criminales.

Sher Ahmad Ammar confirmó que las dos víctimas del secuestro fueron liberadas ilesas. También aseguró que en días pasados hubo otros secuestros en Herat, pero los talibanes pudieron rescatar a un niño.

Mohammad Nazir, residente de Herat, dijo a Reuters que estaba comprando comida cerca de la plaza Mostofiat de la ciudad cuando escuchó un anuncio por altavoz llamando la atención de la gente. “Cuando di un paso al frente, vi que habían traído un cuerpo en una camioneta, luego lo colgaron en una grúa”, agregó.

Las imágenes del cadáver manchado de sangre y balanceándose en la grúa fueron ampliamente compartidas en las redes sociales, mostrando una nota clavada en el pecho del hombre que decía “este es el castigo por secuestro”.

 

En la grabación no se vieron otros cuerpos, pero publicaciones en redes sociales dijeron que otros secuestradores fueron colgados en diferentes puntos de la ciudad.

Talibanes afirman que impondrán castigos severos para disuadir a criminales

La medida de colgar los cadáveres de los secuestradores es el castigo público con mayor notoriedad desde que el grupo extremista asumió el poder en Afganistán, luego de que el presidente Ashraf Ghani abandonara el país.

El mulá Nooruddin Turabi, uno de los fundadores del movimiento talibán, explicó a una agencia internacional que en el país restablecerán castigos como amputaciones y ejecuciones para disuadir a los criminales.

A pesar de la condena internacional, los talibanes han dicho que seguirán imponiendo castigos rápidos y severos a los infractores de la ley para detener delitos como el robo, el asesinato y el secuestro, que se han generalizado en Afganistán.

“Somos el Emirato Islámico. Nadie debería dañar a nuestra nación. Nadie debería secuestrar”, sentenció Shir Ahmad Muhajir.